Te quiero verde

Todos pensamos en el futuro de nuestras vidas, de nuestros hijos, de nuestros seres más cercanos…yo te pregunto: ¿Has pensado en la naturaleza?… Sí, esta pregunta  suena como diferente en un mundo tan materialista y tangible como en el que vivimos. Pero, en realidad… ¿Cuál herencia le vamos a dejar a nuestros hijos si tal vez hasta nos quedemos sin planeta?

Hasta hace algún tiempo yo era de las personas que me secaba las manos con dos toallas de papel una vez salía de un baño público, que cada vez que iba a comer en un restaurante de comida rápida usaba dos o tres servilletas y que si iba al gimnasio, compraba una botella de agua.

Un día, una persona más consciente del daño ecológico mundial y de la situación delicada del planeta me invito a cambiar un poco mi estilo de vida. Y fue allí cuando mi vida comenzó a ser más verde.

Esta persona me explicó que con un vaso plástico que yo consuma, estaba por lo menos contaminando el planeta con una cuota inmensa de Co2, y si aparte de eso, ponía este vaso plástico en la caneca que no era, no estaba reciclando, sino haciéndole al planeta una herida tan profunda que no cicatrizaría jamás.

Esta persona me explico que en lugar de quedarme dormida con el televisor prendido, lo apagara, lo desconectara y me leyera un libro.. A los meses de haber seguido este consejo, el recibo de energía llegó con el 15% menos del valor regular y ahora tengo un nivel de lectura más alto.

¿Te imaginas lo que pasaría si todos hiciéramos lo mismo? si tú convences a tu tío, a tu primo, a tu novia, a tu hermano, le daríamos al planeta un respiro y un futuro más verde a nuestros nietos, sobrinos y a las personas que no conocemos. Si hoy ahorramos energía, mañana tendremos más recursos hídricos en un futuro. Si decidimos usar el transporte público, podremos respirar profundamente. Si hoy somos mejores seres humanos, el planeta será más feliz.

Yo te quiero más verde, que pienses que esto no es cosa de pocos sino de todos, que si tú cuidas el planeta puedes contagiar al del lado con tus buenos hábitos.

¿Te animas a dejarle un futuro más verde a nuestros no conocidos?

Mi punto es: El planeta necesita un espacio en nuestra vida, un espacio en nuestro corazón