Bienvenidos al circo de la televisión

Por: Alba Casanovas Torre

-    “… el problema es que si no cumplo con las expectativas la voy a liar parda[1]”.

-    Pero entenderán que has tenido un problema familiar que no has podido eludir.

-    Es cierto, pero, me cargaran de responsabilidades innecesarias, pimpam toma lacasitos[2]

Aunque sea una conversación de carácter profesional, parece todo lo contrario.

Alex y Andrés son compañeros de trabajo. Ambos compaginan la universidad con su primer trabajo remunerado. Viven por separado, pero eso no les impide compartir ciertas rutinas. Hay una en especial que se repite una vez por semana: ver un programa de televisión que recopila todas las escenas cómicas y/o mediáticas de los programas del corazón o de los talk show.

De las seis cadenas nacionales públicas que hay en España, tres de ellas ofrecen 10 horas diarias de prensa rosa, las mismas que ofrecen 3 horas al día de programas talk show. Otras de ellas ofrece reportajes de calle y de ciudadanos de a pie 4 noches a la semana. Además, en el país hay más de 15 cadenas autonómicas públicas que ofrecen una programación mayoritariamente telebasura. El programa que ven estos chicos es de una cadena autonómica, que consigue alzarse con la máxima audiencia a nivel territorial la noche de la emisión, aunque Internet y las tecnologías 2.0 han permitido que tenga un gran público a nivel nacional. La cadena que lo emite está limpia de programas del corazón y de programas que antepongan los insultos y la emisión de videos escandalosos, pero apuesta el otro extremo y ofrece series de Spaguetti Western de los años 60 y 70. A lo largo de 45 minutos, este programa recopila los mejores momentos de la televisión, aunque culturalmente no ofrezcan nada y sólo sean mediáticos por las cosas que se llegan a decir. Además, intercalan y reciclan entre los videos frases ya épicas de la televisión gracias a la emisión del propio programa. Alex y Andrés lo saben y lo admiten. Gracias a este programa de entretenimiento saben qué pasa en el mundo de la telebasura, líder de audiencia. El día después de la emisión lo comentan junto a sus compañeros, se ríen, imitan frases o momentos emitidos e incluso crean grupos en el Facebook sobre personajes que, desde el permanente anonimato, han pasado a ser famosos.

Como es un producto hecho a través de imágenes de otros canales, se convierte en un programa de humor y sátira gracias a la telebasura. Cuando se les pregunta a Alex y Andrés si creen que este programa es telebasura por el simple hecho de emitirla, lo niegan. Afirman que lo que le ha catapultado al éxito es reírse de la teleporquería. Pero, entonces, ¿por qué hablan como esas personas que consideran incultas, pedantes y sin futuro alguno? Inconscientemente han introducido en su lenguaje frases de personas de las que se burlan. Como asienten, en 45 minutos a la semana este programa les comprime más de 50 horas semanales de telebasura, del ya conocido como el circo de la televisión. Alex y Andrés, como todos los espectadores de este programa, han comprado una entrada para toda la temporada del circo con más público.


[1] Armar un lío o ponerse en una situación comprometida. http://www.youtube.com/watch?v=ICQrvG6jfOA.

[2] Frase sin ningún sentido, pero que un individuo anónimo la dijo por televisión: http://www.youtube.com/watch?v=oLRMqAClsaA.  Lacasitos es una marca de caramelos de chocolate.