Mauricio Vargas Linares

“Escribir es lo que me hace más feliz en la vida”

Cuando llegué a su apartamento lo primero que noté fue la cantidad de libros en cada esquina de su residencia. Había libros de colección por doquier, pero comprendí que para ser un gran escritor es necesario devorarse cada texto en el camino.

“Tomé la decisión de dedicarme totalmente al periodismo puro, el impreso, y que no iba a meterme jamás en la parte editorial de un libro. Sin embargo, por esas cosas de la vida, que uno no busca conscientemente, pero que son las mejores, comencé a trabajar con el gobierno de Gaviria”.

Así comenzó Mauricio Vargas Linares a contarme su experiencia en el sector político. Fue una experiencia totalmente reveladora. Por esta razón, me pareció importante rescatar de esta conversación algunos consejos para los jóvenes escritores y periodistas:

1. Jamás perder el olfato periodístico. Aún cuando Vargas se desempeñó como Consejero presidencial, nunca dejó de lado su vocación de reportero.

“Recuerdo que tenía una agenda grande, en la cual conservaba todos mis apuntes y detalles que enriquecían los hechos, así como cuál era el color de la corbata,. Tomé nota de 500 días de gobierno, aunque no tuviera claro para qué. Escribía lunes y martes en la oficina, fines de semana en mi casa; se convirtió en una rutina, así fue como nació mi primer libro”

2. Siempre investigar. Ojo, conservar los detalles, no pensando en un libro, sino como una forma de protección ante demandas.

Mauricio Vargas relató que algunos datos no eran publicables, e incluso existen detalles que le dan credibilidad al escritor. Es preferible tener material suficiente, porque aquellos testimonios serán valiosos en un futuro.

3. Aquellos libros de mayor impacto en la sociedad logran emocionar algunos pocos corazones. Por tal motivo, es necesario tener resistencia más que velocidad en la labor de escribir. “Un artículo es una carrera de velocidad, un libro es una carrera de resistencia”

4. “Sólo se debe escribir cuando se es inevitable, nunca hay que ponerse la tarea, sólo cuando se desea. Cuando la necesidad se le impone, las ideas se esconden; cuando no cabe la historia en el cuerpo, el alma queda en el papel”.

Así lo decía Mauricio con tal confianza y seguridad, la cual me hacía pensar en que la excelencia de su pluma radicaba en su amor por la escritura

5. “Como en la pintura, hay perspectiva, se ven los elementos. Meter los hechos dentro de un contexto, contar los hechos detrás.”

Este contexto es necesario para ilustrar con detalles el trasfondo de la noticia. Contar el pasado es básico para entender el presente.

6. “La sagacidad de un periodista y de un escritor es jamás repetir lo mismo del buffet en sus textos. Pasar por el buffet a servirme lo mismo, estará más frío o recalentado.”

El deber de un escritor es buscar la novedad en los hechos. Hacer el artículo, además de informativo, entretenido. Esto significa, en algunas ocasiones, declinar del tema y empezar de nuevo.

Concluyó con esta frase: “Emocionar al lector. Esa es la clave de un buen escrito y un excelente autor”.

¿Quién es Mauricio Vargas Linares?

Mauricio Vargas fue designado, por el entonces presidente César Gaviria, como ministro de Comunicaciones en 1991. Vargas dictó las primeras medidas para abrir el mercado de la telefonía celular y se convirtió en uno de los ministros más jóvenes de la historia contemporánea de Colombia

Después de su experiencia en el gobierno, Vargas dejó un testimonio: su primer libro, ‘Memorias secretas del revolcón’, publicado en noviembre de 1993. El libro llegó a vender más de 30 mil ejemplares.

Vargas fue nombrado como director de la revista Semana. Desde ese cargo y en colaboración con el jefe de redacción Jorge Lesmes y el jefe de investigaciones Edgar Téllez, condujo las indagaciones sobre el narcoescándalo por la financiación con dineros del cartel de Cali de la campaña presidencial de Ernesto Samper.

De estos años también quedó un libro: ‘El Presidente que se iba a caer’ que Vargas escribió en unión de Lesmes y Téllez y que vendió más de 50 mil ejemplares.

En diciembre de 1996, Vargas dejó la dirección de Semana para asumir la dirección de una nueva cadena radial, Radionet, una propuesta radial innovadora, con 24 horas ininterrumpidas de noticias, pero insostenible.

En marzo de 1998, asumió la dirección del noticiero de televisión CM&, y a fines de ese año, en unión de Gabriel García Márquez, Roberto Pombo, María Elvira Samper, Ricardo Ávila, Edgar Téllez y Pilar Calderón, adquirió la propiedad de la revista Cambio.

En 2001, Vargas recibió el Premio Planeta de Periodismo por su libro de perfiles “Tristes Tigres” sobre los presidentes César Gaviria, Ernesto Samper y Andrés Pastrana.

En 2007, Vargas dejó la dirección de la revista Cambio, vendida por él y sus socios a la Casa Editorial El Tiempo. El escritor mudó su columna a El Tiempo, donde ahora se publica todos los lunes. En ese año, Vargas publicó su segunda novela, “La última vida del Gato”, Gracias a esta novela, obtuvo el Premio Bicentenario en el año 2009.