Tanguera

Hace unos meses me encontraba en Miami visitando a mis afectos más queridos y nos enteramos que en Fort Lauderdale, en el teatro Broward Center, se representaba la obra Tanguera. Un musical  argentino de la Productora  Romay Producciones y cuyo premier se realizo en Buenos Aires

Si bien en Buenos Aires hay grandes y originales  teatros, no dejo de asombrarme  la magnitud y los encantos en la estructura que posee el Broward Center y más aun en la condición de espectadora, apreciando la obra con todo su desplazamiento, musicalización, iluminación, vestuario y puesta en escena;  todo impecable.

Fue muy gratificante para mí ver Tanguera, una obra que remonta la historia de muchos inmigrantes que llegaron en esos tiempos hasta argentina, con la ilusión de encontrar futuro para ellos, sus familias y amigos. Para mí; que soy una descendiente de europeos me llego muy de cerca y se metió hasta mis entrañas porque algunas cosas que vi en la obra ya me las había contado mi madre en alguna de esas tantas  charlas que teníamos y que hoy extraño tanto.

Muchos europeos en su mayoría Españoles e italianos ayudaron a refinar y reafirmar las costumbres que hoy nos identifican.  Y el tango, en su música y en su danza marcó al porteño, al de todas las clases sociales, al del arrabal o al de la ciudad, al rico o al pobre; al nacido en Buenos Aires.

Para mí, significo una experiencia muy gratificante y a la vez nostálgica. Una experiencia extremadamente vibrante por varias razones. Una de ellas es que me preguntaba que sensación sentirían los bailarines y actores trabajando en un escenario extranjero y con un público fervoroso, que rompió el final en aplausos interminables, y la más importante fue  el   haber tenido el privilegio de ver Tanguera en un país extranjero y con  la más hermosa, y deliciosa compañía.