Nuestros Países

¡Nuestros Países están Jodidos! En México secuestran a los que necesitan cruzar la frontera para poder trabajar, en Argentina la crisis tiene no solo dos años sino casi diez, en Venezuela El presidente, en Colombia u, u, u, u, usted lo dijo, en honduras y Nicaragua no saben lo que quieren ni lo que no quieren, en Bolivia y Ecuador lo mismo que en Colombia y Venezuela, En Perú condenan al padre pero dan la vida por la hija y en Brasil ni Lu ni La. Y no sigamos por las pequeñas islas que abundan en el Caribe porque esas si están mal de verdad.

No somos ni socialistas y la economía nos niega el titulo de capitalistas. No somos idealistas y nos creemos marxistas, mas indígenas que súper hombres y peor colonizados ¿por dónde?

-         Mamá, ¿dónde queda el tercer mundo?

Pregunta la niña hondureña que tiene dos hijos y no ha cumplido quince años. El padre de ellos nació colombiano y de apenas once años de manera obligada disparó un fusil. A los diez y seis desertó al sur de la frontera con varios compañeros menores que él. Trabajaba la tierra donde la niña hondureña se creía la reina y en una noche de luna le entregó el amor. Ahora viven juntos en casa de ella, él sigue en la escuela y ella aprende de su madre lo que es ser mujer.

Esa historia puede ser verdad aunque parezca de Arjona y la escriba una mujer como yo. A nosotros nos colonizaron mal, aprendimos lo malo y les regalamos lo bueno. Y lo poco que decidimos quedarnos vinieron y nos lo robaron luego. Somos una mezcla mal hecha, un lastre absurdo de genios mudos y profetas ciegos, no sé si del mundo lo peor, pero si algo mal hecho.

Ahora comenzará la navidad, se vienen las celebraciones, las gracias por lo que ya fue y los propósitos a futuro. ¿Qué tal si las fuerzas unimos y entre todos pedimos un Hitler o un Stalin, un Franco Español, Un Mussolini bien guapo o un Cesar emperador? Si de manera fácil elegimos lo peor de nosotros, ¿por qué razón no soñar con lo peor de otros mundos? Yo no tengo claro que es lo que nos falta para salir de nuestro estado natural de crisis interna, pero si tengo claro qué y quiénes son los que nos sobran.

Nos sobra nuestra justicia ciega, la misma que penaliza el consumo de drogas, y nos tilda no solo de drogadictos sino también de criminales, ignorando que abundan las calles del mundo, que las usan y las han usado los grandes de la historia, grandes como el actual “hombre más importante e influyente del mundo”, aquel muchacho negro de raza obrera y pasado africano. Nos sobran los que llaman a las guerras, los que usan mucho la palabra “compañero” sin ser compañeros en la realidad.

Nos sobran nombres y apellidos, odios y disputas, nos sobran mentes pequeñas y gente que no da pelea. Nos sobran casi todas las leyes, los sistemas que juzgan, gobiernan y corrompen todo en un mismo lugar.  Nos sobra la historia, los quela cuentan y también los que la escriben. Nos sobran fracasos y lagrimas de derrota.

Ahora nosotros somos los viejos, los que nacieron en un siglo y murieron en otro, los mismos que vimos de niños en los cementerios mientras nuestros padres nos contaban historias de lo grandes que fueron o quisieron ser. ¿Qué somos y qué queremos? No somos nada de los que nos creemos y no queremos absolutamente nada de lo que tenemos. Tampoco lo merecemos.

Es hora de levantar cabeza, de pedir certezas y acabar las dudas. Es hora de elegir el camino para hacer historia verdadera y llenar de orgullo a los que recién llegan y pronto llegaran.

Y como cambiar a los otros es de por si un imposible, cambiemos nosotros lo malo que hacemos, lo mal que pensamos y el futuro que juntos construimos. Cambiemos para bien, para que la segunda década de este nuevo milenio se sorprenda con nuestras actitudes de justicia, cordialidad, honestidad y amor. Para que nuestros países no parezcan sin arreglo ni el patio trasero del mundo.

A todos, un muy feliz 2010, que el niño Jesús les cumpla sus deseos y que todo aquello que ahora sueñan se haga realidad. Les envío, con un brindis anticipado, mis mejores deseos para lo que viene. (0jala sea mejor que lo de ahora)