Visitando Teatros

Obra: “Agosto”

Hace poco tiempo, caminaba por la Avenida Corrientes en Buenos Aires, recorriendo las librerías que tanto me apasionan. De por sí,  la Avenida Corrientes tiene un encanto para los visitantes, pero  sólo  un paisaje cotidiano  para los habitantes.

Desde la Avenida Callao hacia el bajo, hay una gran cantidad de teatros, algunas  chocolaterías, oficinas, viviendas estables, confiterías, bares, restaurantes  y diversos comercios.

Toda esta introducción es para contarles que al pasar por el Teatro Lola Membrives recordé que tenía intenciones de ver Agosto, una Obra americana de Tracy Letts que se ha  visto en Broadway y que desde hace unos meses la están representando grandes actrices Argentinas como Norma Leandro y Mercedes Moran, entre otras.

Cuando llegué al teatro había mucha gente, siempre se llenan los teatros de Buenos  Aires. Mientras esperaba para entrar en el hall, una marca de aperitivo invitaba a los espectadores, entre los que estaba yo, a degustar cada uno de sus productos.

Había sacado lugar en un palco y con la ayuda de un acomodador llegamos sin problemas a nuestro asiento. Sentía que estaba rebalsando de emoción y me encontraba ansiosa porque  comenzara la obra; y comenzó.

Para el que no la haya visto les voy a dar una breve reseña de la historia. La historia ronda  en torno  de una madre manipuladora y  adicta  a los medicamentos, un padre desaparecido y tres hijas, que no viven en  el  lugar, con   lados  opacos, lleno de mentiras e irrealidades que sacan a relucir.

Una obra inteligente y variada,  entre el humor y la tragedia, que también muestra el lado oscuro de una familia, que puede ser cualquier familia, incluso la nuestra.

Durante la obra sentí lo que siento siempre cuando veo teatro: entusiasmo, vibración y deleite por  poder apreciar todo lo que encierra el espectáculo, la  escenografía, música,  iluminación,  además del trabajo actoral y la  dedicación del director. No debo olvidarme de todas las personas anónimas que confeccionan ropas, o clavan clavos o pasan plumero sin ser vistas ni nombradas. Cada obra, en cada escenario de cada teatro,  es el resultado del  esfuerzo  de todo un equipo.