Música brasileña

Quien no ha escuchado A namorada, Mariacaipirinha o Maghadalena, ritmos los cuales mezclan tambores y logran tal percusión dando como resultado una cadencia perfecta que, finalmente, ponen a mover los pies y las palmas de cada persona y nos convertimos en víctimas de la locura brasileña.

Y es que Carlhinos Brown es la ejemplificación de talento, esfuerzo y exigencia. Y además de tener un talento único, conjuga con tricolor y ensalza orgullosamente los colores de la bandera de Brasil, debo confesar, pocos como él. Carlinhos Brown, un cantante, un compositor, una inspiración.

Antonio Carlos Santos de Feitas nació en 1962 en Bahía, en el barrio Candeal, en el occidente de Brazil. Este cantautor Brasilero conoció los ritmos de la percusión de la mano de Mestre Pintado.

Carlinhos Brown es amante de los colores, de las formas y las texturas, se hizo famoso por lograr composiciones donde emplea como instrumentos canecas de basura y baldes de agua. Y es que no solo le pega a un tambor, Brown conoce su objetivo, sus raíces y en su música ejemplifica el amor a la naturaleza.

En un país tropical y diverso en géneros musicales, Carlinhos supo reciclar su estilo propio y dar un toque único a su música. Así que el niño criado en Caldea, encontró el camino de su arte en la revalorización de sus raíces afrodescendientes y conectarse con el futurismo de la tecnología para elaborar sonidos estéticamente, perfectos.

Pero más allá de su éxito como artista, lo importante de este escrito es resaltar que Brown ha ayudado por años a su pueblo natal: Candeal.

En colaboración con diversas instituciones, realiza cursos de capacitaciones liderada por la Associação Pracatum de Ação Social, Reúne los valores de la comunidad e incorpora en su pedagogía el arte y la música como ejes fundamentales

En Candeal, una región afrodescendiente, hace de la música un estilo de vida y forma parte de la cultura. Brown, crea esta asociación, Associação Pracatum de Ação Social, con perspectivas profesionales para los jóvenes de esta comunidad, capacitándolos para la carrera musical.

La participación activa de la población en este proceso de colaboración con instituciones públicas y privadas, transformó la imagen tradicional de las favelas brasileñas y convirtió al barrio de Candeal en un modelo a seguir de desarrollo comunitario, conquistando un merecido reconocimiento nacional e internacional a través de varios premios sociales.

Este es el verdadero trabajo de un artista, el cual trasciende fronteras y se preocupa por la inserción de los jóvenes de la comunidad en el mercado de trabajo y en el mundo. Carlinhos Brown se convierte en embajador de la música bahiana y en hombre consciente de los problemas de su entorno.

Link interesante:

http://www.youtube.com/watch?v=m9nTvrlB-JY