Ensamble Vortex

En tan solo cinco años, el ensamble Vortex se ha convertido en uno de los ensambles suizos de música contemporánea más importantes e influyentes en la escena musical suiza y francesa. Ahora, ¿porqué en Arte Libertino, que respeta su fiel compromiso de representar las raíces artísticas de nuestra cultura y servir de espacio para la presentación y desarrollo de los artistas latinoamericanos, le dedicamos a un ensamble suizo una de nuestras crónicas mensuales? Fácil: El ensamble Vortex existe en gran medida, por la determinación e iniciativa de cuatro jóvenes compositores latinoamericanos: dos salvadoreños, un colombiano y un argentino.

Vortex fue fundado en 2004 en Ginebra-Suiza por un grupo de intérpretes y compositores estudiantes del Conservatorio Superior de Música de Ginebra. El ensamble tiene entre sus objetivos la creación de un nuevo repertorio a través de encargos a jóvenes compositores, y la búsqueda y difusión de música al margen de la programación usual de los grandes centros culturales europeos. Es remarcable que dentro del repertorio del ensamble, el porcentaje más alto es el de estrenos y que más de la mitad de estos estrenos son obras de compositores no europeos, sobre todo, latinoamericanos.

Quiénes son estos cuatro compositores?

Arturo Corrales, compositor salvadoreño y co-fundador del ensamble Vortex, dejó su país un día después de recibir su grado como arquitecto y viajó a Europa para dedicarse a la música. En Ginebra-Suiza, estudió con Eric Gaudibert y Nicolas Bolens, obteniendo un diploma con mención de honor. Mas tarde, también en Ginebra, obtiene un segundo diploma en Enseñanza de la Teoría Musical, con Michael Jarrell, Eric Daubresse y Luis Naón, en Lugano un master en dirección orquestal, y en París un master en musicología. Actualmente realiza estudios de doctorado. Sus obras se tocan regularmente en diferentes países de Europa.

En diciembre de 2008, según la FOM (Oficina Federal de Migración Suiza), vivían permanente en Suiza 11.389 personas provenientes de países de América Central. La superficie de El Salvador es un poco menos de la mitad de la de Suiza y su población es de un poco más de siete millones de habitantes.  No deja de ser curioso encontrar en Suiza a dos compositores salvadoreños, más teniendo en cuenta que en el Salvador los estudios musicales superiores no existen (y por consiguiente no mucha gente se dedica profesionalmente a la música): La música no hace parte de los programas regulares de las universidades.

El otro salvadoreño, Francisco Huguet, al igual que Corrales viajó a Suiza luego de haber terminado sus estudios de Ingeniería para comenzar estudios formales de música. Estudió composición en Ginebra con Michael Jarrell, Luis Naón, Eric Gaudibert, Nicolas Bolens y Rainer Boesch. Actualmente realiza el prestigioso cursus de composición e informática en el IRCAM (Instituto de Investigación y Coordinación Acústica/Música), París-Francia. Hay que mencionar una de sus obras más intensas, Mas de mil luciérnagas, para cuarteto de cuerdas y parlantes, estrenada por el Cuarteto Arditti dentro del marco del curso de composición Acanthes, escrita a la memoria de las victimas de la “masacre del Mozote”, que tuvo lugar en El Salvador en diciembre de 1981 perpetuada por el ejercito salvadoreño.

Los otros dos compositores latinoamericanos co-fundadores del ensamble Vortex son el Colombiano Daniel Zea y el argentino Fernando Garnero. Zea, como los dos salvadoreños, terminó otra carrera, en este caso Diseño Industrial, antes de probar suerte en la Carrera de Estudios Musicales de la Universidad Javeriana de Bogotá. En 2001 se traslada a Suiza y sigue en Ginebra una trayectoria parecida a la de Corrales, Huguet y Garnero. En 2008 es escogido para participar en el curso de composición Voix Nouvelles de la fundación Royaumont donde el Neue Vocalsolisten de Stuttgart, junto al violonchelista Esme De Vries, estrena su remarcable obra Las Ciudades Invisibles, para soprano, contralto, tenor, bajo y violonchelo.

Fernando Garnero vive actualmente en París. Llegó a Ginebra-Suiza en 1998 para realizar estudios de música antigua y composición. Paralelamente estudió en Bale con Thomas Kessler y Hans-Peter Kyburz, y en Estrasburgo integró la clase de Iván Fedele donde obtuvo un diploma con la mejor mención. Más adelante participa, al igual que Zea, en el curso de composición de la fundación Royaumont y en 2008-2009 realiza el cursus de composición e informática del IRCAM.

La actividad del ensamble Vortex se desarrolla principalmente en Suiza y Francia, con fuerte presencia en festivales y ciclos especializados como el Festival Archipel, Musiques Invenctives de Annecy, Festival de la SIMC de Lausanne, la radio Suisse-Romande, Voix Nouvelles de la fundación Royaumont, etc.

En este momento, el ensamble programa una gira por Sudamérica que incluirá tres países: Argentina, Chile y Brasil.

La sola mención del ensamble Vortex inspira respeto y confianza en el medio musical europeo. Es sinónimo de calidad. No es una sorpresa que parte de ese sentimiento este inspirado en el trabajo de un grupo de compositores latinoamericanos que comienzan a sobresalir en Europa, trabajo que emerge y se destaca en el complejo mundo de la música contemporánea.