C-Lab

“De la arquitectura al diseño, del diseño al arte, del arte a la vida”

Los caminos de Carolina y Jimena están marcados por el arte. Arquitectas de profesión, diseñadoras de corazón y amantes del arte en el diario vivir, Carolina y Jimena decidieron darle vida al sueño de la creación y el desarrollo de bolsos que estén marcados por un pensamiento más profundo y más abstracto, y que se diferencien en calidad y pensamiento de todos aquellos accesorios simples que no transmiten un mensaje claro y que por aquellas cosas que aún no logramos entender, invaden a diario nuestras vidas.

C-Lab es producto del inconformismo, C-lab es una invitación, una emoción, un sentimiento, una obra de arte. La primera colección de Carolina y Jimena llevó por nombre “Las verdades simples de la naturaleza” y como su nombre lo expresa es una serie de emociones marcadas que se ven reflejadas en bolsos tales como “Aurora” en un homenaje sentido al diario amanecer o “Delta” que es el punto exacto en el que un río diverge su cauce y se convierte en dos, una oda a la abundancia del agua y el aire en nuestras vidas.

Fue en un café cuando Carolina y Jimena se inspiraron en las mujeres que viven ese salto de los tenis a los tacones al salir de la universidad y decidieron enfocarse en esas mujeres y darles un aire de hermosura y sofisticación con sus accesorios, impregnándoles también un aire artístico con estampados únicos y manuales en el interior de cada accesorio. Hoy cada bolso de C-lab lleva un poco de Carolina y un poco de Jimena, algo de su inspiración y mucho de su arte. Cada producto de C-lab trae consigo una invitación a conservarlo como una obra de arte, porque C-lab produce arte más allá de lo simplemente fashion.

Fueron esas mismas ganas de hacer arte y todos los conocimientos adquiridos a lo largo de sus estudios de arquitectura los que llevaron a Carolina y a Jimena a desarrollar el arte y la sensibilidad que se ve reflejada en cada uno de sus productos. “Un arquitecto puede hacer lo que quiera” fueron las palabras que marcaron a Carolina cuando asistía a sus clases universitarias. Fue por esas mismas palabras que Carolina decidió terminar lo que ya había comenzado, pero siempre con el ideal claro de que no eran edificios lo que ella quería diseñar, pero si la creación de un modo de vida más artístico y humano para todos los que la rodean.

El presente de C-lab es un regalo para todos aquellos que tenemos la oportunidad de vivirlo. El presente de C-Lab se ve reflejado en sus productos, en el aire innovador que los rodea, en el arte que expresan cuando ven la primera luz. El presente de C-Lab tiene la marca de Carolina y de Jimena y es para deleite de todos los que hoy seguimos esperando sus futuras creaciones. C-lab es arte y parte de nuestro diario vivir.

En Arte Libertino nos entregamos a C-lab, a sus creaciones y a sus creadoras y damos fe ciega de que cada uno de sus productos representa el orden, la pasión, entrega y amor de quienes los crean al igual que de quienes tienen la oportunidad de disfrutarlos.